Los tejuelos del 9

En las bibliotecas normalmente los libros están agrupados en, digamos, dos bloques: los de ficción y los de no ficción. Esta división preliminar también es la que siguen los periódicos cuando publican listados de los títulos más vendidos.

Los de no-ficción se dividen siguiendo alguna adaptación (hay muchas pero en lo básico son muy similares) de la C.D.U., clasificación patentada en 1876 por un joven bibliotecario, Melvil Dewey, (aunque murió con 80 años la publicó e hizo servir con veintitantos)

Si se conoce como ‘decimal’ es porque la conforman 10 grandes clases:

  • 000 – Enciclopedias, Información y Biblioteconomía.
  • 100 – Filosofía y Psicología.
  • 200 – Religión, Teología.
  • 300 – Ciencias Sociales.
  • 400 – Lenguas.
  • 500 – Ciencias Básicas (o Puras).
  • 600 – Tecnología y Ciencias Aplicadas.
  • 700 – Artes y recreación.
  • 800 – Literatura.
  • 900 – Historia y Geografía

Como cualquier otra división arbitraria, tiene sus pros y sus contras, pero el hecho de que siga siendo referente a día de hoy, después de casi siglo y medio, acredita su funcionalidad práctica. Claro está que de haber sido una clasificación más actual los paradigmas hubiesen sido otros. Pero aquellos primeros troncos fueron desplegando sus ramas (y ese despliegue ya es otro tema que algún día comentaré aquí con ejemplos).

Voy a empezar por ‘los tejuelos del nueve’. Fue lo que estudié en la universidad en los ochenta. Bien, en rigor estudié mucho “del 7” pues muchas de mis asignaturas fueron de Historia del Arte, pero justamente después de la carrera, preparando oposiciones a profesor de Geografía e Historia, fueron los asuntos “del 9” los que más codos me gastaron. En la XBMB la adaptación de la CDU también supone muchos números a la derecha del 9 y si van entre paréntesis pueden indicar también más concretamente el país o los países tratados con esa signatura.

De manera que si uno busca una historia universal el paréntesis será un (100) y el tejuelo un 9 (100) etc. Si es de geografía mundial un 91 (100), si es un atlas, esto es, cartografía, un 912 (100). Si es un compendio de biografías también universales un 92 (100).

Si se trata de Historia Antigua 9(3)… y más ramas y ramilletes… 9(32) para el Antiguo Egipto; 9(37) para Roma,… Pasando al 9(4) es Historia de Europa… 9(45) de Italia, 9(46) de España… el 9(5) de Asia, etc. Cuando son de geografía el 9 es un 91 pero los números a la derecha presentan la misma clasificación. Son como de punto y aparte los libros de viaje 910 y 910.4 y volvemos al mismo esquema: 910.4 (52) es un libro de viaje por Japón y un 910.4 (46.712) otro por Girona. También las guías de viaje… 91(026)(73) es el de las de los Estados Unidos mientras que las 91(026)(81) son las de Brasil.

Así de golpe puede parecer un galimatías pero al final esos números se asientan en la memoria hasta el punto de sustituir el topónimo por la cifra.

Y las biografías, con su 92, tres letras entre paréntesis son las primeras del nombre o apellido de la persona biografiada, las tres letras posteriores de la persona que la escribe. Cuando se repiten casi siempre se trata de autobiografías. Y los 929 sobre apellidos y heráldica y los 929.1 sobre nombres personales…

Al final toda la C.D.U. es un mapa de mapas. Y como todos los mapas,
tienen sus curiosidades, sus atajos, sus casualidades. Los tejuelos del 9 son los que nos hacen pasear por los rincones del planeta y por el tiempo pasado.

1 comentario

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .