Y ahora los del 7

Hace dos semanas escribí aquí sobre la clasificación decimal de Dewey presentando los diez bloques básicos. El bloque ‘del 7’ y que después se ramifica en diez grupos y en cien detalles, quedaba considerado en ese esquema a grosso modo como el dedicado a “Artes y recreación”.

Visto más de cerca serían prácticamente todos para las artes, del 71 al 78, y el 79 para la tal recreación (incluyendo juegos y deportes)

Básicamente podría resumirse así:
7.01 Teoría del arte.
7.03 Historia del arte
7.04 Iconografía, símbolos
71 Urbanismo. Jardines. Paisajismo.
72 Arquitectura
73 Artes plásticas. Escultura. Cerámica.
74 Dibujo. Decoración. Artes industriales.
75 Pintura
76 Grabado.
77 Fotografía.
78 Música.
791 Espectáculos (del circo a la radio y la televisión)
792 Teatro y danza
793 Manualidades
794 Juegos de mesa
796 Deportes

Se trata de un esquema sencillo pero cada sistema bibliotecario añade o sustrae algún epígrafe o incluso puede mover algún concepto, pero básicamente eso es lo que encontramos en los tejuelos con un 7 a la izquierda.

Luego llegan los matices. En el 7.03 las especializaciones por edades o períodos cronológicos, desde el 7.031 del arte primitivo al 7.036 del contemporéneo pasando por el medieval, el renacentista, etc.

El 72 para la arquitectura puede extenderse a 725 para la civil o 726 para la religiosa, el 728 para ‘la casa’… El 73 se ‘alarga’ a 737 para la numismática o el 738 para la cerámica, por ejemplo.

En el 74 encontramos muchos en el 741.5 pues es el apartado para el munco del comic, las viñetas, el humor gráfico… pero también del 745 al 749 las artes decorativas.

El 75 incluye muchos libros monográficos sobre los artistas, y los paréntesis funcionan como con las biografías. Así los de Picasso son 75 (Pic) Xxx (siendo las tres últimas letras las primeras del apellido del autor) o los Velázquez 75 (Vel) Xxx.

Al llegar al 77 nos encontramos con un claro ejemplo de cómo una subdivisión con camino de 200 años como es la de Dewey se ha ido adaptando a las novedades. El 77 era de entrada para la fotografía. Pero ¿y el cine, que apareció más tarde? Pues el 778.5 y por tanto los libros sobre Kubrick 778.5(Kub) van junto a los de Kurosawa 778.5(Kur) y etcétera y cinematógrafa. Incluso se despuntan los específicos sobre guiones, que son 778.59.

En la música también encontramos muchos sobre autores, como los 78(Moz) para los de Mozart o los 78(Zap) para los de Zappa. Y también otras ramificaciones, especialmente la 78.085.3 para la historia del rock, la 782 para la ópera y la 786 para los instrumentos.

Igual que pasó con lo del cine, al llegar al 791, que era el número de los espectáculos públicos como el circo, se fue estirando el tejuelo hacia el 791.4 para lo que eran libros sobre la radio y la televisión (los circos más modernos, claro)

En el 794 van juegos de cálculo y precisión, muchos sobre ajedrez con el 794.1 y bastantes menos pero también para el billar 794.7. En el 795 los juegos de azar.

En el 796 se van poniendo en fila todos los deportes, sobre todo los que se juegan con pelota, todos 796.3… que se especifican con detalle en función de si se impulsa con la mano, con el pie, con raquetas, con palos, añadiéndose números diferentes según el caso. Hay por ejemplo sobre baloncesto el 796.323, el fútbol el 796.332, el tenis el 796.342… es fácil confundirlos pero también es una forma clara de ordenarlos. Finalmente el 797 es para deportes en el mar o el aire, el 798 para equitación y el 799 para pesca, caza y tiro. Pam.

Si uno busca entretenerse, en el apartado del 7 tiene para un buen rato. Tanto con las artes como con las diversiones, si acaso no son ambas cosas dos partes de una misma cosa, según se mire.

La imagen que acompaña esta bibliUgrafía está sacada de un interesante artículo que enlazo aquí.

Los tejuelos del 9

En las bibliotecas normalmente los libros están agrupados en, digamos, dos bloques: los de ficción y los de no ficción. Esta división preliminar también es la que siguen los periódicos cuando publican listados de los títulos más vendidos.

Los de no-ficción se dividen siguiendo alguna adaptación (hay muchas pero en lo básico son muy similares) de la C.D.U., clasificación patentada en 1876 por un joven bibliotecario, Melvil Dewey, (aunque murió con 80 años la publicó e hizo servir con veintitantos)

Si se conoce como ‘decimal’ es porque la conforman 10 grandes clases:

  • 000 – Enciclopedias, Información y Biblioteconomía.
  • 100 – Filosofía y Psicología.
  • 200 – Religión, Teología.
  • 300 – Ciencias Sociales.
  • 400 – Lenguas.
  • 500 – Ciencias Básicas (o Puras).
  • 600 – Tecnología y Ciencias Aplicadas.
  • 700 – Artes y recreación.
  • 800 – Literatura.
  • 900 – Historia y Geografía

Como cualquier otra división arbitraria, tiene sus pros y sus contras, pero el hecho de que siga siendo referente a día de hoy, después de casi siglo y medio, acredita su funcionalidad práctica. Claro está que de haber sido una clasificación más actual los paradigmas hubiesen sido otros. Pero aquellos primeros troncos fueron desplegando sus ramas (y ese despliegue ya es otro tema que algún día comentaré aquí con ejemplos).

Voy a empezar por ‘los tejuelos del nueve’. Fue lo que estudié en la universidad en los ochenta. Bien, en rigor estudié mucho “del 7” pues muchas de mis asignaturas fueron de Historia del Arte, pero justamente después de la carrera, preparando oposiciones a profesor de Geografía e Historia, fueron los asuntos “del 9” los que más codos me gastaron. En la XBMB la adaptación de la CDU también supone muchos números a la derecha del 9 y si van entre paréntesis pueden indicar también más concretamente el país o los países tratados con esa signatura.

De manera que si uno busca una historia universal el paréntesis será un (100) y el tejuelo un 9 (100) etc. Si es de geografía mundial un 91 (100), si es un atlas, esto es, cartografía, un 912 (100). Si es un compendio de biografías también universales un 92 (100).

Si se trata de Historia Antigua 9(3)… y más ramas y ramilletes… 9(32) para el Antiguo Egipto; 9(37) para Roma,… Pasando al 9(4) es Historia de Europa… 9(45) de Italia, 9(46) de España… el 9(5) de Asia, etc. Cuando son de geografía el 9 es un 91 pero los números a la derecha presentan la misma clasificación. Son como de punto y aparte los libros de viaje 910 y 910.4 y volvemos al mismo esquema: 910.4 (52) es un libro de viaje por Japón y un 910.4 (46.712) otro por Girona. También las guías de viaje… 91(026)(73) es el de las de los Estados Unidos mientras que las 91(026)(81) son las de Brasil.

Así de golpe puede parecer un galimatías pero al final esos números se asientan en la memoria hasta el punto de sustituir el topónimo por la cifra.

Y las biografías, con su 92, tres letras entre paréntesis son las primeras del nombre o apellido de la persona biografiada, las tres letras posteriores de la persona que la escribe. Cuando se repiten casi siempre se trata de autobiografías. Y los 929 sobre apellidos y heráldica y los 929.1 sobre nombres personales…

Al final toda la C.D.U. es un mapa de mapas. Y como todos los mapas,
tienen sus curiosidades, sus atajos, sus casualidades. Los tejuelos del 9 son los que nos hacen pasear por los rincones del planeta y por el tiempo pasado.